18 May Arquitectos Iberoamericanos. s.XXI

A partir del 5 de septiembre del 2014, Museo Casa Montejo, una de las tres Casas de Cultura Banamex cuya sede se encuentra en Mérida, Yucatán, presentará en sus salas la exposición temporal Arquitectos Iberoamericanos. s.XXI. La muestra fotográfica, compuesta por más de 50 obras, es resultado del libro homónimo, publicado en el año 2006, cuyo proyecto de investigación reunió una valiosa selección de los ejemplos más paradigmáticos del patrimonio arquitectónico de los países que conforman Iberoamérica, así como hace énfasis a los arquitectos exponentes que reflejan las tendencias constructivas practicadas durante los últimos 50 años. La muestra es un recorrido sobre las formas, las estrategias y la repercusión internacional que tuvieron estas construcciones, y a la vez vaticinan las transformaciones de la arquitectura en el umbral del siglo XXI.

Cabe mencionar que la coordinación de esta publicación fue ejecutada por Louise Noelle Gras Gras, investigadora mexicana de la arquitectura de su país, que labora desde 1983 en el Instituto de Investigaciones Estéticas (IIE) de la UNAM, y quien es también referente teórico para autores como Mario Pani, Luis Barragán, Vladimir Kaspé y Ricardo Legorreta. Para esta ocasión, agradecimos su enriquecedora colaboración en el discurso museográfico.

La exposición temporal Arquitectos Iberoamericanos. s.XXI está compuesta por 5 grupos temáticos relacionados al quehacer arquitectónico:

Sociedad y naturaleza

Iberoamérica se ha significado, en las décadas recientes, por mostrar un desarrollo arquitectónico de orientación clara cuyos resultados plásticos son fácilmente reconocibles. Frente a las tendencias que se vinculan en mayor o menor grado a los presupuestos regionalistas, existe en la actualidad el deseo de encontrar una expresión diferenciada que se inspire en las corrientes de la vanguardia internacional; ante esta disyuntiva, los arquitectos afrontan la responsabilidad de mostrar resultados satisfactorios que, a la vez, les permitan hacerse de un lugar y proyectarse en su campo de trabajo.

Cabe señalar que algunos profesionales se preocupan más por la solución de problemas específicos que por los resultados plásticos finales, sin que esto vaya en detrimento de la calidad o el atractivo de sus obras. Sus principales intereses están en el campo de la vivienda, la salud y la docencia, siempre atentos a los aspectos urbanísticos y socioculturales. En tal contexto, el entorno físico y el clima cobran especial importancia, como un gesto enfático para llamar la atención del mundo de la alta tecnología sobre este tema fundamental para los países en desarrollo; así, el hombre y la naturaleza se convierten en los protagonistas de las obras.

Las construcciones –presentes aquí en imágenes y propuestas- son creaciones novedosas en las que cada uno de sus creadores se constituye en un digno representante de su país y región. Por añadidura, las diversas edificaciones – todas ya productos del siglo XXI- nos permiten recorrer los generosos lenguajes y géneros arquitectónicos que simbolizan y enorgullecen a Iberoamérica.

 

Salud y Educación

Los inicios de la arquitectura moderna están marcados por la presencia de la arquitectura aplicada a los centros de salud; esta condición se extiende al presente, en que el compromiso con la tecnología se equipara con el de la atención al enfermo.

En cuanto a los inmuebles de índole cultural, destacan las instituciones de educación superior y las bibliotecas; las construcciones universitarias, de una calidad y creatividad arquitectónicas singulares, son heredadas de las construcciones paradigmáticas de mediados del siglo XX.

Por lo que respecta a los edificios que albergan museos, éstos han tenido un papel destacado en los últimos tiempos, con multitud de ejemplos a lo largo y ancho del territorio americano. En la mayoría de los casos, los resultados se exponen en edificaciones que ofrecen lo mejor de la creatividad de numerosos arquitectos y museógrafos. En algunos casos, estos recintos se insertan en edificaciones preexistentes, donde el arquitecto hace gala de su habilidad para el reciclaje y la adaptación, cualidad cada vez más necesaria en aras de la reutilización de inmuebles que, en mayor o menor medida, forman parte del patrimonio arquitectónico de cada región.

 

Infraestructura social

El hecho arquitectónico se ha mostrado con regularidad en los edificios gubernamentales, en los que se conjuga la voluntad oficial con las propuestas particulares. Hay que tener en cuenta que la situación urbana de estos inmuebles es privilegiada y que su aspecto debe mostrar la dignidad de las instituciones que alberga. Así, surgen tanto espacios administrativos, como otros enfocados en el desarrollo de una vida digna en comunidad. Sitio preferente merece la aportación que esta región del mundo ha hecho en el campo de la Arquitectura del Paisaje, fundamental para comprender el urbanismo y los espacios para el disfrute colectivo.

Es importante señalar que la arquitectura religiosa también ha conservado una presencia destacada; su relevancia proviene del doble requerimiento de cumplir arquitectónicamente con los cánones de la liturgia de los diversos credos y de lograr, en el terreno de lo espiritual, espacios que propicien la elevación mística.

 

Habitar

La arquitectura doméstica es un género que se ha distinguido por su capacidad de integrar conceptos y promover ideas de vanguardia dirigidas a establecer ideas claras sobre su desenvolvimiento en Iberoamérica. En la abundante producción de casas habitación destaca la riqueza compositiva y la libertad en el diseño, ya que las obras conjugan acertadamente materiales tradicionales con formas novedosas; además, su adecuación con los entornos geográfico y climático resulta en una congruencia ambiental y de bienestar para el usuario.

Asimismo, como hay una preocupación sostenida en el campo de la vivienda para los niveles económicos más desfavorecidos, los arquitectos están siempre atentos a los aspectos de coherencia urbana y de respuesta a las demandas locales.

 

Iniciativa privada

Las propuestas arquitectónicas para la iniciativa privada tienen numerosas expresiones. Por una parte, surge un número elevado de estructuras comerciales que van desde los conjuntos de tiendas, las instalaciones bancarias y los edificios de oficinas, hasta las edificaciones de usos mixtos, cuyas estructuras son claramente reconocibles porque actúan como símbolos de las entidades que los ocupan.

Un caso particular, por su importancia, es el de los hoteles, hoy interesados en contar con una economía basada para convertirse en una gran “industria sin chimeneas”. En estos inmuebles, ya sea situados en los centros neurálgicos de las principales ciudades para brindar los servicios de alojamiento y otros complementarios de reunión, o que evocan ámbitos para el solaz y el reposo, al borde del mar o en las cumbres montañosas, la respuesta del arquitecto se dirige hacia el terreno del confort.